Blog de Artemisia

En Artemisia creemos en la aventura del pensamiento. Creemos que una pintura, un buen verso, un acorde puede hacernos mejores. Perdimos nuestra sombra y jugamos a creer que lo mejor de la vida todavía no sucedió. La manera en que desafiamos lo ordinario es a través de la emoción artística. Sencillamente vendemos arte y compartimos un refugio para la conversación.

29 sept. 2015

Es que, de verdad, no me canso de decirlo...

Sabéis?  Hace varios meses Xabier de “El Quatre, Sala d’Art” me dijo: Cristina, mira esta artista, es muy buena, creo que encajaría en tu sala”  Hablaba de Mia Martí.

El día que conocí a Mia en su estudio me recibieron sus perros… ups! Yo y los perros nos entendemos a medias. Pensé ”ai…” Minuto y medio después Mia me servía un delicioso té helado. Entonces pensé "mmm…”  Enseguida estuvimos entre telas, papeles y maderas mirando su obra. Supe que Mia y yo nos entenderíamos enseguida.

Mía está enamorada de su obra. No le gusta hablar de su obra. Le gusta hablar de arte, y la pedagogía del arte, y de proyectos culturales, y de gente sensible, y de sus alumnos. Mia es una grandísima artista. Y Mía es una buenísima comunicadora. Si, supe que Mia y yo nos entenderíamos enseguida.

Escogimos juntas la obra a exponer, jugamos a cromos para colocarla en las paredes de Artemisia, inauguramos, naturalmente con Rosa de “El Quatre, Sala d’Art”, no podía ser de otro modo. Ese día me sentí genial porque supe que era parte de ese "trio mandarino", tres mujeres sensibles al arte, conocedoras de su oficio, que disfrutan con lo hacen y compartiéndolo con quienes lo aprecian. (Rosa, Mía y yo tenemos una cena pendiente. Pero eso es otro tema y creo que será información clasificada...)

Vamos a lo que vamos. El sábado hicimos  la visita VISITA GUIADA a “i m a t g e s” con Mía. Frente a ella, un auditorio atento y sonriente. Desplegó sus mejores armas: sus cuadros y sus palabras.

Decidió empezar con una cita de Malevih que reza “Del arte se exige siempre que sea comprensible y nadie se esfuerza nunca en adaptar su propia cabeza a la comprensión”  Y a continuación nos interrogó “¿De qué comprensión hablamos? ¿Qué hace falta comprender al mirar una pintura?”  La profe se estaba poniendo en acción. Dos personas del auditorio respondieron “nada”

Apuntes de Mia Martí durante la visita... y sus gafas... 
Una gran artista, una buena profesora y si, mejores alumnos… Porque si señores, el arte no es ocio, por supuesto que sí es un placer, pero también exige una reflexión, no es un tan sencillo como un paseo en bici.  El sábado tuvimos en Artemisia un auditorio que conoce la diferencia. Y entonces lo supe, esta visita iba a molar.

“El tema de una pintura es la misma pintura” Esta era de Rothko. Así es como Mia introdujo más preguntas. ¿Ayudan los títulos o condicionan? ¿Se necesita más información a la hora de mirar un cuadro más allá del propio cuadro? Apenas habían pasado unos minutos del inicio de la visita y creo que ya estábamos todos rendidos a sus pies. 

Y seguía con más temas. “No haré una defensa de la abstracción, a pesar que mi obra es aparentemente abstracta”  Y siguió citando, ahora era el turno de Alfons Borrell quien dijo “No quiero pintar el paisaje sino la emoción que me provoca el paisaje” Seguían las preguntas de Mia ¿La interpretación de la realidad se basa únicamente en la apariencia? Toma ya pregunta!

“Podemos hablar de la técnica, puede ser curioso, interesante, pero no relevante. Es solamente el medio para conseguir un fin, la experiencia pictórica del pintor y también del espectador” Lo dice alguien que se expresa con papel, madera, tela o cualquier cosa que se encuentra. Que igual pinta, interviene una fotografía o te viste la obra con un collage. “No sé si hace falta hablar del lenguaje, de las formas, los colores, las composiciones…”  Ella, que tiene una paleta de colores definida con precisión, donde su líneas son trazadas con mimo…

“Vivimos en un tiempo en que se producen un enorme número de imágenes que no pretenden ser artísticas sino una cosa mucho más incierta: pretenden ser la realidad. Pensamos que la fotografía es la realidad definitiva pero no lo es, y la razón es que las cámaras ven geométricamente y el ser humano no”  Cita de Hockney. “Todo está a la vista y forma parte del cuadro”  

Y entonces fue ya terminando (así, como si nada…) “En conclusión, podemos haber hablado del proceso de trabajo, de la técnica, del lenguaje y incluso de algun hecho biográfico  (referido a la serie de Nueva York que tenemos expuesta y que se compone de fotos que ella hizo durante un viaje a esa ciudad tiempo atrás) También de los referentes (naturalmente, todos y cada uno de los autores que fue citando) Todo habrá sido, a lo mejor, curioso, interesante, enriquecedor, pero no relevante ni necesario porque, a pesar de todo, no habré podido explicar propiamente mi pintura. “Se pueden dar equivalencias, pistas, pero explicaciones intelectuales exactas, no, porque irían en contra de la misma idea del arte”  De Tàpias, naturalmente, no podía faltar.

“Todo es más sencillo, yo explico cosas y el espectador las escucha. Yo pinto, él mira. Yo vivo, el siento. Yo siento, el vive” Y FINAL APOTEÓSICO (al menos para mí) “Se ve bien teniendo el ojo lleno de lo que se mira”  de Chillida

Pim, pam… Mia nos condujo durante 40 minutos (que parecieron ser un  suspiro y medio) por un montón de reflexiones, preguntas varias, respuestas en el aire, palabras maravillosas… Mia no tuvo reparos en citar a los “grandes” Y que nadie se confunda! Citar no es un refugio, es humildad,  ingrediente imprescindible para que el hombre (la mujer) no haga sombra a la obra. Y eso, señores, es la diferencia entre un buen artista y un gran artista. 

Y no quiero dejar de decirlo, GRACIAS al AUDITORIO... Artemisia procura las ocasiones, pero sin un público, poco merece la pena…  Es que, de verdad, no me canso de decirlo... me encanta de rodearme de gente como Mía, como Rosa, como Rafel, como Jeroni... Soy una chica con suerte....


No hay comentarios:

Publicar un comentario